En la mayoría de los casos, para probar que alguien es responsable por sus heridas, usted tiene que demostrar que ellos fueron “negligentes.” Esto significa demostrar que fueron descuidados, ignoraron peligros, o de otra manera fallaron en mantenerle a salvo. Afortunadamente, en Texas, algunos casos permiten a las víctimas heridas utilizar una teoría de “responsabilidad estricta”, en lugar de la negligencia.

Esto le permite a las cortes responsabilizar a los fabricantes por defectos peligrosos, aún sin probar negligencia. Probar este tipo de casos es mucho más simple, y ayuda grandemente a un demandante herido a ganar un caso de herida por producto defectuoso. Si usted o un familiar fue herido por un producto defectuoso, dialogue con los abogados en casos de productos defectuosos en La Firma Legal de Queenan.

¿Qué es la Responsabilidad Estricta?

Usualmente, cuando usted demanda a otra parte por sus heridas, se basa en una de dos teorías: acción intencional, o negligencia. Los casos basados en acción intencional, llamados “torts”, cubren cosas como la agresión y violencia, en donde una persona intentó causarle daño. La negligencia es mucho más amplia, y es la teoría legal detrás de muchos tipos distintos de casos. Los casos de accidentes de auto, casos de productos defectuosos, resbales y caídas, y la mayoría de los casos de daño personal, están basados en una teoría de negligencia.

Texas Products Liability Attorneys

Para probar negligencia, usted tiene que probar que la persona que le ocasionó daño incumplió algún deber debido a usted, y ese incumplimiento causó sus heridas. Esto significa demostrar que la parte fue descuidada en alguna manera, o que no actuaron de acuerdo a lo esperado por la sociedad. Por ejemplo, un conductor que causa un accidente por enviar mensajes de texto mientras conduce es considerado una persona negligente. Lo mismo aplica para el dueño de una tienda que deja sin atender un derramamiento de líquido en el medio de un pasillo. Cuando las personas resultan heridas por el descuido de otros, usualmente pueden obtener una recuperación en corte – si pueden probar el descuido.

Cuando se trata del diseño de un producto y los estándares de seguridad, probar negligencia es difícil. El proceso de fabricación es difícil de comprender para las personas, y requiere testimonio experto para explicar. Establecer el nivel apropiado de cuidado también requiere de expertos dentro de la industria. En última instancia, so la industria establece unas expectativas bajas, entonces es muy difícil para las víctimas heridas demostrar que el fabricante fue negligente.

Para evitar todo esto, muchas cortes alrededor de la nación, incluyendo Texas, han permitido la teoría de “responsabilidad estricta” en casos de responsabilidad de productos. En lugar de probar la negligencia, una parte herida necesita probar que el producto era defectuoso y peligroso. No importa si el fabricante fue descuidado, o si emplearon el más alto grado de cuidado en la fabricación del producto – la regla sigue siendo muy estricta.

Casos de Productos Defectuosos en Texas con “Responsabilidad Estricta”

Una demanda por producto defectuoso en Texas basada en responsabilidad estricta no es una victoria automática para la parte afectada. Aún existen elementos del caso, y la evidencia debe cumplir con cierto estándar. Para un caso civil, como un caso de daño, la parte herida debe producir evidencia suficiente para demostrar que sus reclamos son ciertos, con mayor probabilidad de que no. Esto es llamado el estándar de “preponderancia de la evidencia”, y es menor que el estándar de “mas allá de toda duda razonable” en casos criminales.

Los elementos que la parte afectada tiene que probar en un caso de responsabilidad de productos basado en responsabilidad estricta son:

  1. El producto fue defectuoso.
  2. El producto no fue cambiado entre el momento en que sale del fabricante hasta que llega a las manos de la parte afectada.
  3. El defecto hizo al producto uno peligroso.
  4. El defecto causó el daño.

Los últimos tres elementos se enfocan en probar que el producto fue lo que causó el daño o herida. Si alguien cambió el producto para hacerlo peligroso, entonces no es culpa del fabricante. Similarmente, si el defecto no fue lo que causó el daño, e el defecto no fue en efecto peligroso, entonces no hay razón para responsabilizar al fabricante.

Probar estos elementos es usualmente más fácil (e económico) que probar negligencia. A diferencia de un caso de negligencia, hay menos necesidad de expertos y análisis a profundidad en el proceso de fabricación. En su lugar, usted meramente prueba que el fabricante hizo algo mal, y que ello causó su(s) herida(s).

Existen dos cosas que no están cubiertas por la responsabilidad estricta en casos de responsabilidad de productos: demandas por daño al producto en sí, y demandas en donde solo hubo daños financieros. Las cortes de Texas han decidido que estos dos tipos de casos no pueden tomar ventaja de las reglas de la responsabilidad estricta, y deben ser probadas mediante la demostración de negligencia. Si usted o un ser querido sufrió una herida física, esto no es problema, y la responsabilidad estricta debe estar disponible para usted.

Abogados por Heridas de Productos Defectuosos en Texas

Si usted o un ser querido ha sido herido por un producto defectuoso o peligroso, dialogue con un abogado de daño personal acerca de su caso. La Firma Legal de Queenan podría ayudarle a obtener compensación por sus heridas causadas por productos defectuosos. Llame al (817) 719-8082 hoy para una consulta gratuita.